Coach De La Empresaria

El portero de la casa de citas


OTRAS ENTRADAS DE BLOG

SUSCRÍBETE:

mulaNo había en el pueblo peor oficio que el de portero de la casa de citas.

Pero ¿qué otra cosa podría hacer aquel hombre? De hecho, nunca había aprendido a leer ni a escribir, y no tenía ninguna otra actividad ni oficio.

Un día se hizo cargo de la casa de citas, un joven con inquietudes, creativo y emprendedor, así que decidió modernizar el negocio.

Hizo cambios y después citó al personal para darle nuevas instrucciones. Al portero, le dijo: “A partir de hoy usted, además de estar en la puerta, me va a preparar un informe semanal donde registrará la cantidad de personas que entran día por día y anotará sus comentarios y recomendaciones sobre el servicio”.

El hombre tembló, nunca le había faltado disposición al trabajo pero…..

“Me encantaría satisfacerlo, señor -balbuceo- pero yo… yo no sé leer ni escribir”. “¡Ah! ¡Cuánto lo siento!”.  No le dejó terminar: “Mire, yo comprendo, pero no puedo hacer nada por usted. Le vamos a dar una indemnización para que tenga hasta que encuentre otra cosa. Así que, lo siento. Que tenga suerte”.

El hombre sintió que el mundo se derrumbaba. Nunca había pensado que podría llegar a encontrarse en esa situación. ¿Qué hacer? Recordó que en la casa, cuando se rompía una silla o una mesa, él, con un martillo y clavos lograba hacer un arreglo sencillo y provisorio. Pensó que ésta podría ser una ocupación transitoria hasta conseguir un empleo.

El problema es que sólo contaba con unos clavos oxidados y una tenaza mellada. Usaría parte del dinero para comprar una caja de herramientas completa. Como en el pueblo no había una ferretería, debía viajar dos días en mula para ir al pueblo más cercano a realizar la compra. ¿Qué más da?, pensó, y emprendió la marcha.

A su regreso, traía una hermosa y completa caja de herramientas. De inmediato su vecino llamó a la puerta de su casa. Vengo a preguntarle si tiene un martillo para prestarme. Mire, sí, lo acabo de comprar pero lo necesito para trabajar… como me quedé sin empleo… Bueno, pero yo se lo devolvería mañana bien temprano. Está bien.

A la mañana siguiente, como había prometido, el vecino tocó la puerta. Mire, yo todavía necesito el martillo ¿Por qué no me lo vende? No, yo lo necesito para trabajar y además, la ferretería está a dos días de mula.

Hagamos un trato -dijo el vecino- Yo le pagaré los dos días de ida y los dos de vuelta, más el precio del martillo, total usted está sin trabajar. ¿Qué le parece? Realmente, esto le daba trabajo por cuatro días… Aceptó.

ferreteroVolvió a montar su mula. Al regreso, otro vecino le esperaba en la puerta de su casa. Hola, vecino, ¿usted le vendió un martillo a nuestro amigo? Sí.

Yo necesito unas herramientas, estoy dispuesto a pagarle sus cuatro días de viaje, más una pequeña ganancia, ya que no dispongo de tiempo para el viaje.

El ex-portero abrió su caja de herramientas y su vecino eligió una pinza, un destornillador, un martillo y un cincel. Le pagó y se fue.

“No dispongo de tiempo para viajar”, recordaba. Si esto era cierto, mucha gente podría necesitar que él viajara a traer herramientas. En el siguiente viaje arriesgó un poco más del dinero trayendo más herramientas que las que había vendido. De paso, podría ahorrar algún tiempo de viajes. La voz empezó a correrse por el pueblo y muchos quisieron evitarse el viaje.

Una vez por semana, el exportero viajaba y compraba lo que necesitaban sus clientes. Alquiló un local para almacenar las herramientas y algunas semanas después, con una vidriera, el local se transformó en la primera ferretería del pueblo. Todos estaban contentos y compraban en su negocio. Ya no tenía que viajar, los fabricantes le enviaban sus pedidos, ya que él era un buen cliente.

Con el tiempo, las comunidades cercanas preferían comprar en su ferretería y ganar dos días de marcha. Un día se le ocurrió que su amigo, el tornero, podría fabricar para él las cabezas de los martillos. Y luego, ¿por qué no? Las tenazas… y las pinzas… y los cinceles. Y luego fueron los clavos y los tornillos….

Para no hacer muy largo el cuento, sucedió que en diez años aquel hombre se transformó con honestidad y trabajo en un millonario fabricante de herramientas. Un día decidió donar a su pueblo una escuela. Allí se enseñaría, además de leer y escribir, las artes y oficios más prácticos de la época.

firmaEn el acto de inauguración de la escuela, el alcalde le entregó las llaves de la ciudad, le abrazó y le dijo: Es con gran orgullo y gratitud que le pedimos que ponga su nombre en la primera hoja del libro de honor de la nueva escuela..

El honor sería enorme -dijo el hombre-, pero yo no sé leer ni escribir, soy analfabeto. ¿Usted?, dijo el Alcalde, que no alcanzaba a creerlo.

¿Usted construyó un imperio industrial sin saber leer ni escribir? Estoy asombrado. Me pregunto…, ¿qué hubiera sido de usted si hubiera sabido leer y escribir?

Yo se lo puedo responder -dijo el hombre con calma-. Si yo hubiera sabido leer y escribir… sería portero de una casa de citas!.

Las adversidades encierran bendiciones. Las crisis están llenas de oportunidades. Cambiar y adaptarse al cambio siempre será la opción más segura.

SI TE GUSTÓ ESTA FÁBULA, COMPÁRTELA MEDIANTE LOS BOTONES QUE TIENES AQUÍ ABAJO


DÉJAME TU COMENTARIO  SOBRE ESTA FÁBULA

32 comentarios en “El portero de la casa de citas

  1. Excelente. Esta fábula nos enseña que ante un momento crítico pueden surgir oportunidades increíbles que te pueden cambiar la vida para bien.
    En un momento de desesperaciòn, ponemos todos nuestras antenitas de creatividad y subsistencia, y somos nosotros que vamos creando esas mismas oportunidades, aprovechando las circunstancias que se nos presentan..
    Muy bueno!!

  2. Ana buenos días,

    Tengo 49 años y los últimos 20 los he dedicado profesionalmente a la dirección de empresas. Después de ser despedido por cambio de dirección, escogí un camino distinto, un volver a empezar en otro ámbito desconocido, una aventura. Desde hace un año vendo lubricantes de automoción e industria en zonas de Catalunya donde los viajantes “cómodos” no intervienen y,donde existe un mercado potencial y una gran riqueza humana. Tenemos que buscar la oportunidad en nuestro entorno.

    Saludos cordiales

  3. Las adversidades nos ponen a prueba y creo que siempre intento afrontarlas con energía y pensamiento positivo. Pero es algo que suelo olvidar en esos momentos en que pienso que no soy capaz de muchas cosas.

    Gracias por recordármelo.

  4. A mi me ha ocurrido algo similar, me quedé sin empleo y de ahí he forjado una empresa con una cartera de clientes solida y con tan solo 26 años. Soy una reconocida profesional. Nunca debemos de olvidar que tras la adversidad se encierra la oportunidad solo hay que verlo.

  5. Esta fábula, al igual que otras muchas, estaría muy bien, en una época donde no existian, los leroy merlin, los bricodepot, etc…
    Hoy en día, en cuanto tienes cuatro o cinco vecinos a los cuales les das servicio a demás de permitirte subsistir, vienen las grandes empresas, realizan un estudio de mercado de tu zona, y si por desgracia para ti, hay muchos vecinos a los que puedes dar servicio, pues les ofrecen sus productos y muchas más ventajas, que tu no puedes ofrecer.
    Por eso ha desaparecido el comercio de proximidad y para subsistir hay que enredarse en el sistema. Intentar autoabastecerse, ¿hoy en día?, puedes intentarlo, pero “ellos”, los grandes, no te lo van a permitir.

    Ana: Hola Paloma, lamento leerte tan negativa, que ni siquiera has pillado la esencia del cuento, que un mal es siempre la semilla de algo mejor que está por llegar. Recuerda que hoy está internet, que permite a los pequeños triunfar como los grandes, es mi caso. Lo que sí está claro, que hoy en día quien no está en internet y formándose continuamente para aumentar la creatividad, centrándose en solucionar en vez de en relatar problemas, está perdido. Buena suerte Paloma.

  6. Excelente, me parece que la actitud ante las circunstancias es determinante para acomodarse a nuevas situacuiones que seguramente serán exitosas

  7. El hombre era analfabeto, pero inteligente… la pensó…y las circunstancias ayudaron. Esta circunstancia primera, está encarnada por ese primer vecino que ofreció pagarle la herramienta. Lo demás vino de su inteligencia. Ahora bien, es cierto que de una mala, puede surgir una buena, pero hay que ayudar…

    Ana: Por supuesto Daisy, por eso es tan importante la actitud. Si tenemos una buena actitud, sabremos ver la oportunidad y entrar en acción, sino sólo nos quejaremos y no veremos las posibilidades.

  8. Esta lectura, me llegó en buen momento. Pues ando buscando trabajo. Antes tenía un negocio,el cuál no duró mucho tiempo, pues lo hice sin un Plan de Negocios.

    Mi sueño es tener mi negocio propio. Pero ahora busco capitalizarme y ofrezco mis servicios como profesional.

    Pues, gracias Ana por tan motivadora fábula, no me quedaré sentada aqui, esperando que me llamen.

    Debemos usar nuestro Ingenio, fé y manos a la obra ,que algo bueno estará por venir.

    Erika de Perú

  9. A VECES NOS CUESTA MUCHO DEJAR LO QUE NOSOTROS CONSIDERAMOS QUE ES LO MEJOR QUE TENEMOS, POR NO QUERER ARRIESGAR LO QUE SABEMOS HACER, LA CONSTUMBRE NOS LIMITA, PERO LA NECESIDAD TE HACE PROSPERAR Y CRECER MAS.

    SALUDOS, EXCELENTE

  10. Es tan cierto como la vida misma. Mirad los orientales dicen que en momentos de crisis están las oportunidades. Así que cógela porque está ahi fuera.

  11. Excelente y muy atingente a mi caso . Soy profesional independiente y ya con hijos grandes, estudié una carrera para poder salir de casa y me casé estando en la Universidad. Me separé antes de graduarme y recién ahora puedo retomar mis sueños postergados y con mi carrera q cada vez soporto menos porque fué un medio que se convirtió en fin. Siempre quise tener mi negocio y me gustan las finanzas y las terapias alternativas, hace unos meses tomé la decisión de dedicarme a las inversiones con un pequeño capital y a la vez estudié reiki este año y estoy habilitando un lugar en mi casa para atender pacientes. Estoy feliz de hacer lo que realmente me gusta y motiva, me sentí super identificada al leer en tu boletín la frase ” Dedícate a lo que te guste y obtendrás el éxito. No falla. ” . Gracias Ana por motivarnos y creer en la realización de los sueños.

    Ana: Gracias a ti Claudia por tu testimonio, me parece de gran valor para esta página.

  12. Me encanta la fábula, me hace pensar en que somos nosotros los que ponemos limitaciones para triunfar. En las adversidades se encuentran nuevas oportunidades, sólo debemos estar atentos y no pensar tanto en lo negativo del asunto, sino más bien en tomar fuerzas positivas para crear giros. Muchas personas con verdaderas limitaciones han salido adelante, pienso que debemos aprender a apalancar nuestras vidas, el ser humano es muy creativo y está presestinado para evolucionar y prosperar, sólo tenemos que aprender a no ser tan negativos con nosotros mismos.

    Ana: Me encanta tu reflexión Martha. Todo lo que has dicho es muy cierto, y hago incapié en eso de que gente con verdaderas limitaciones físicas, han salido adelante, por tener actitud positiva.

  13. Hermosa la fábula. Lo que si es real cuando pasan los años, es que la creatividad y las energías se aletargan y cuesta mucho más. No estoy siendo negativa sino realista.Argentina
    AQUÍ COMENZÓ LA PRIMAVERA!!!!!

    Ana: Pues yo pienso que estás siendo negativa Liliana, porque también es una realidad que hay gente con limitaciones físicas que salen adelante con buen empeño y buscando soluciones. Si gente con grandes limitaciones físicas pueden, con la edad también se puede. Habrá que buscar formas de mantener esa energía al 100 % dentro de tus posibilidades, así como estar entrenados desde la juventud para que nuestra vejez tenga la máxima calidad.

  14. Ana, no sabes como me encantó la fábula, al igual que mi “tocaya” pienso que uno se autolimita, se autosabotea y no es válido, nuestras limitaciones a veces son en nuestro cerebro, no en este maravilloso transporte que Dios nos dió para ir por la vida. Gracias por existir y compartir toda esta grandeza. Me hace despertar de mi letargo, tengo mucho que hacer y dar. Te mando un fuerte abrazo y muchas bendiciones.

  15. Mientras más grandes son los problemas, más grande es LA OPORTUNIDAD. Debemos estar atentos a esas señales y tomarlas a la primera, con una actitud positiva, esperanza y mucha voluntad. GRACIAS ANA….

  16. Ana, ésta fábula es de gran contenido. Siempre he pensado que uno no está donde está simplemente por casualidad. Las oportunidades en la vida están siempre presentes, solo que se necesita un cambio de actitud desde el interior.

  17. Que clase tan magistral, empezar con riesgo o sin riesgo.
    Cuando nos sacan todo lo obtenido en tantos años de dedicación y sintiendo que tenemos todo y de un segundo a otro ya no tenemos nada es muy dificil levantarse, en este cuento nos muestra que es posible reinventarse si estamos atentos a la oportunidad!
    Saludos cordiales

  18. Muy claro el mensaje. Me encanto. Recuerdo un proverbio chino que dice: ” El mal es un bien que el hombre no alcanza a comprender”.

    Ana: Sí Paty, y hay otro que en definitiva viene a decir lo mismo y es que “Las orpotunidades a veces vienen disfrazadas de problemas”

  19. Hola, Ana. Qué hermosa fábula, me ha llegado al corazón. Además, yo estoy comprobando que toda crisis es una oportunidad, aparte de todo lo que se aprende al superar dificultades. Muchas gracias por tu aportación y hasta pronto.

  20. Que fantástico, imaginaros sin saber leer ni escribir a lo que llegó. Todos podemos si de verdad lo queremos
    gracias Ana por esta fábula que nos da mucho que pensar.

Deja un comentario

Hola, soy Ana y quiero contactarme contigo, solo has clic en este botón para charlar..

Hablame por WhatsApp